El pelotón de los GOES

 

El jueves tocaba senderismo y lo teníamos todo perfectamente planeado hasta el último detalle... Bueno en realidad no, así que fuimos a un punto de información para que nos recomendaran algunas rutas y de paso preguntamos si creían que llovería.

 

Haciendo gala de mi carisma, liderazgo y capacidad para la toma de decisiones críticas me desmarqué de los que preguntaban en el punto de información turística y, mientras tanto, me hice amigo de una cántabra pelirroja que se encontraba por allí:

 

Leer más: Porcieda, el pueblo abandonado. El día que me convertí en un anuncio de Quechua.

Follow me